viernes, 30 de diciembre de 2005

Un latido en el tiempo

Mercedes Martín Alfaya (Finalista Certamen Civilia 2005)
El crío se desangraba junto al portal de aquel lujoso bloque de apartamentos. Alguien advirtió la placa de "médico" en uno de los porteros automáticos.
-Se ha clavado el manillar de la bicicleta en la ingle, comenta el extraño a través del aparato.
- ¡He dicho que no estoy de servicio!; llévenlo al hospital.
La ambulancia no tardó en llegar, pero la gravedad era extrema. Ninguno de los transeúntes que se acercaron a socorrerle, consiguió detener la hemorragia.
Han pasado muchos años pero, aquel médico, aún siente un latigazo en el corazón cuando escucha el sonido del portero automático. "Quizás sea él, con su gorra torcida, sus vaqueros caídos y sus pecas sobre la nariz, diciendo ¡Papá, baja y me ayudas a subir la bici!

1 comentario:

Pablo de Aguilar dijo...

Enhorabuena. El relato lo merecía.

Un saludo.
Pablo.