domingo, 14 de febrero de 2010

Rubén Gozalo ha sido finalista del certamen Fergutson de microrrelatos 2009

Rapidez
Rubén Gozalo

En apenas unas milésimas supe que Raquel era el gran amor de mi vida. Veintinueve centésimas más tarde, ya estábamos besándonos. A los tres minutos nos acostamos. A los cinco tuvo su primer orgasmo. A los seis minutos le pedí matrimonio. Me dijo sí, tres centésimas más tarde. A las cuarenta y ocho horas nos casamos en Las Vegas. El cura nos avió en tres minutos. Al mes ya esperábamos a nuestro primer hijo. A los tres meses, la criaturita empezó a dar patadas en la tripa a su madre. Sería futbolista. Al cabo de medio año llegó Álvaro de forma prematura. A los seis meses y un día empezamos a tirarnos los trastos a la cabeza. Tan solo empleamos dos minutos en separarnos. Por la rapidez, en el juzgado, lo denominaron divorcio express.