miércoles, 15 de julio de 2009

Algo sobre mi madre

Memoria en la memoria
Ramón Alcaraz
Madre, tú eres mar, tus aguas son mis aguas. Me abrazas en el río de la vida, donde siempre seré tu bebé eterno. Afluente, vástago, semilla diminuta que defiendes contra las tormentas. Silencioso regato para mis pasos tranquilos.
Tierra firme, isla, remanso de paz que me acomoda. En tus infinitas manos caben todas las caricias. Y sueño, dulce sueño, dulce y blando sueño que siempre me cobija. Mis risas son tus risas. Memoria en la memoria en la memoria.
En tu cielo apacible me acomodo, ante el crepitar del fuego en el invierno. Madre, a nada temo si en tu mirada nívea veo mis ojos. Siento el soplo de una brisa cercana. Tus recuerdos, mis recuerdos. Gracias por regalarme el tiempo.

9 comentarios:

Celia dijo...

Algo maravilloso acabo de leer. Me gustaría que mis hijos me escribieran algo tan maravilloso como lo que has escrito tú.
Enhorabuena a los dos.
Un abrazo.

Mimí dijo...

Mi primer impulso también fue crearle un monumento-poema.
Me gusta lo de " Silencioso regato para mis pasos tranquilos" la idea de la mudanza de ella convirtiéndose en medio de aquello que tu pisas o tocas, y sus manos se convierten en infinitas. La omnipresencia de las madres envolviendo nuestro mundo para convertirlo en un permanente regazo...Muy bonita, se me hace demasiado corta.
Un abrazo de sol.

El Desván de la Memoria dijo...

Gracias, Celia y Mimi; por supuesto que, además de a la mía, es un homenaje a todas las madres.
Un gran abrazo,
Ramón

chonoman dijo...

Txapo, ante ti me descubro.
Ya sabes lo que siempre digo de ti y de tu madre, te lo he comentado muchas veces.
Besotes.
Paola

Carmen Andújar dijo...

Precioso Ramón. Ahora no me acuerdo mucho; pero creo que acerté. Como escribes tan bien es más fácil identificarte, se nota que eres el profe.
Enhorabuena.
Un beso

Ardilla Roja dijo...

Si es que no podía ser de nadie más.

Precioso.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Excelente, veo a una madre con carita de orgullo al leer estas líneas.

Un saludo,
Juanma

Susana dijo...

Qué poético y qué hermoso. Me encantó este escrito, aunque a tí te atribuí otro. Jeje. ¡No he dado una!

Besos

Casandra dijo...

Estas palabras enaltecen a las madres. Merecido reconocimiento, al que algún día me gustaría acceder por parte de mis hijos....
Sin dudas has recibido algo muy especial de tu madre, para que te inspiraras de esta forma.
Un abrazo.