lunes, 7 de septiembre de 2009

El Diletante. A voz en grito




Culo en pompa


A la hora de los señoritos, mediodía, quedan los padres de la patria para hablar del Estado de la Nación en el Parlamento. La gran depresión económica, el drama de cuatro millones de parados, el fiasco de la educación y las tensiones centrifugas de la periferia. Cada cual defiende lo suyo a cara de perro, pero solo frente a la galería; luego el compadreo continúa, ya se sabe, hoy por ti mañana por mí. Los mejores, intelectualmente hablando, conocedores de la inutilidad de sus esfuerzos tampoco se desmelenan. No hay nadie que se atreva a decir las verdades, todo el mundo espera que el temporal pase pronto y así volver cuanto antes a las prácticas habituales del engaño, la dentellada y el sálvese quien pueda. Atónito contemplaba por televisión el patético espectáculo de los robaperas de turno, cuando me quede dormido. Escandalizado y liberado soñaba con la búsqueda de verdades universales, soluciones al dolor y la miseria; pero ni siquiera era capaz de encontrar la puerta del laberinto. Luego, sin entrar en él, ya lo había atravesado y la verdad se impuso con luz propia. Mientras a su alrededor todo era palabrería, colores chillones, caos y confusión, la escueta verdad ocupaba el centro de la escena: el daguerrotipo en blanco y negro del culo en pompa de una mujer tamizado por un tul.

El Diletante



4 comentarios:

MiMundo dijo...

...bueno bueno... todo un artículo cargado de razón...saludos...

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Gracias

Tèsalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tèsalo dijo...

No sè si soltar la carcajada o contenerme. A fin de cuentas, ¿donde ha estado el chiste?

Son mucho peores, los que creen interpretar el pensamiento oculto de un polìtico y vuelven este laberinto, con sus opiniones al aire, aùn màs intrincado.

Esta muy bien, entonces, lo de haber citado el...


Mi convocatoria literaria, igual ya la conoces. Estoy haciendo la presentaciòn de la misma y son ya muchos, los mensajes que he enviado.

El plazo es hasta el viernes. La he titulado, "¡Este jueves un relato!". Esta, es la segunda vez, que se presenta.

Diletante, vente conmigo y con nosotros, cuando tù quieras.

Tèsalo