martes, 15 de diciembre de 2009

Ardilla Roja, semifinalista del certamen Fergutson de microrrelatos 2009

El estertor
Juro que me vi obligado. Como sabe, la crisis nos está llevando a todos a la ruina. Mi tienda de electrodomésticos es pequeña y no le convienen escándalos que espanten la clientela.
La señora, “con muchos humos” me dijo que necesitaba un estertor. Intenté convencerla de que se había equivocado de sitio; pero insistió y me amenazó con encadenarse al mostrador si no cedía a sus deseos. -¡Dáselo ya! -me apremiaban los otros clientes. Y ¿qué iba a hacer?, ellos son los que mandan.
La golpeé con lo primero que tuve a mano, esa tostadora que tiene usted delante. No le proporcioné el “estertor” que tanto reclamaba; aunque casi la mato. Ahora me denuncia por agresión. No es justo, señoría.
Visita el blog de Ardilla: http://ardilla-roja.blogspot.com/

2 comentarios:

lola dijo...

¡Qué bueno! Tu micro me ha hecho reír, vaya situación...
Y no es fácil, al menos para mi, llevar al lector a la carcajada.
Enhorabuena.
Besos

Ardilla Roja dijo...

Hola, Lola.

Lo cierto es que es un micro escrito del tirón y sin pensar. Me lo "sirvió en bandeja" una señora mayor en la cola del súper. Hablaba con una amiga y en un memento dado comentó que se le había roto el "esterteur" de la cuisine. Vi que la palabra en español se prestaba perfectamente para el chiste y aproveché.

Se lo envié a Ramón con reservas y como le hizo gracia, me animé a presentarlo.

Me alegra que guste.

Besos