viernes, 18 de junio de 2010

JOSÉ SARAMAGO (1922-2010)


8 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ese no muere por más que lo quieran algunos, a leerle para siempre. De todos modos, me sentó como un tiro su pérdida en plena digestión.
Descanse José en paz, fué de aquellos que jamás creyó en otra cosa y además, lo dijo, lo escribió, lo comunicó.

Paseo por las nubes dijo...

Cuando nos quedamos sin un escritor como Saramago, es como si se hubiera agotado el caudal del que un día bebimos y nos empapamos haciendo que nuestra piel se renovase, y al que hemos vuelto muchas veces para recostarnos en sus letras; que seguirán ahí por siempre jamás.
Con respecto a su obra, tengo que decir que me impactó su: "Ensayo sobre la ceguera"; que me recomendaron uno que no he terminado de leer, pero que alguien me propuso hacerlo, diciendo que Saramago había nacido para escribir ese libro. Y es: "EL evangelio según Jesucristo". Y por último, tengo en la mesita de noche, otra de sus obras maestras: "El hombre duplicado", el cual ya comencé a leer y me ha enganchado. Necesito saber qué le ocurre a ese profesor que, de pronto, se encuentra con un doble suyo en una película de video que alquila.

Saramago, que Dios te acoja en su sala de alumnos magistrales.
Un abrazo,
Mercedes.

Sara López dijo...

Me ha dado un vuelco el corazón al oír la notícia. Y he sentido mucha pena al saber que se ha ido sin acabar su última novela.

La vida es así. Nos quedarán por siempre sus libros.

Saludos,
Sara.

MAR SOLANA dijo...

Conocí a "Sara-mago" ;) en un momento crucial de mi existencia.

Era una época en la que dolida y cansada de mirar hacia dentro, necesitaba referentes de otra índole; y los encontré, en "Ensayo sobre la ceguera". Recuerdo que devoraba sus páginas al mismo ritmo que el autobús que me llevaba a casa, después del trabajo, engullía los kilómetros; deseoso de una nueva jornada que pusiera a prueba sus frenos y su motor...

Después de introducirme en vena tal "delicatessen", vinieron muchas más... "Ensayo sobre la lucidez", por el que voto en blanco desde entonces, y no por imitación, sino por consciencia pura y dura...razón: pregunten a Saramago o léanse el librito :)
"El evangelio según Jesucristo"; "El hombre duplicado"; "Las intermitencias de la muerte" y "El viaje del elefante"... sé que todavía me queda por "meterme en vena" más de la mitad de su obra...
Tiempo al tiempo.

He hecho una parte del camino con "Sara-mago", he madurado con sus sabias reflexiones; cuando soplo un vilano y pido un deseo, hace años que anhelo lo mismo: llegar a comunicar escribiendo la misma magia, originalidad, ternura y profundidad...(ahora chasqueo la lengua y digo: "¡uf, ahí es nada!"...)

Y si de algo me siento orgullosa, profe, es de los sendos homenajes que este año, ignorando que le quedaba muy poco para iniciar su otro camino, le hemos hecho.

Por un lado en la Biblio, comentando con profundidad, implicación y compromiso su "Ensayo sobre la ceguera"; y por otro, el homenaje que le hicisteis en "Radio Villalba" Mercedes, Clara y tú, en esa simpática entrevista. Fue estupendo ;)

Para finalizar y a modo de despedida para nuestro maestro y mago de letras, voy a volver a copiar las palabras que MERCE dejó en mi blog, a propósito de este libro, "Ensayo sobre la ceguera", porque es uno de los comentarios más hermosos y conscientes que he leído sobre este libro:

(...)"Este libro es uno de mis predilectos. Cuando lo terminé, me hice una pregunta (cuya respuesta no sé si he terminado de encontrar): ¿Me gustaría ser la única persona que ve en un mundo de ciegos (huy, qué responsabilidad), o somos más felices diluyéndonos entre la masa ignorante?... También, cuando terminé de leer el libro, me acordé del esclavo que habitaba la famosa Caverna de Platón, de Superman y de todos esos héroes solitarios que, a veces, lloran en secreto desde su "privilegiada" posición anónima,olvidándose incluso de ellos mismos para ayudar y conducir a otros.
También me acordé de Dios.

BUEN VIAJE, MAGO DE LAS LETRAS...

Ricardo Miñana dijo...

Fue un excelente escritor y magnífica persona.
un placer pasar a saludarte.
feliz semana.

L.N.J. dijo...

Bonita fotografía y mirada has puesto de su rostro Ramón, alzada y vivaz, como la vida misma.

Me hubiese gustado conocerlo personalmente, como lo deseo con otros escritores; pero es casi una utopía...

Besos.

Juan Carlos Ortega dijo...

"...que aunque la vida perdió
dejonos harto consuelo
su memoria".

Mimí dijo...

Para mucha gente hay un antes y un después de Saramago, para mi un continuum, es curioso que después de suprimir la filosofía de nuestras aulas cobren tanto auge los libros que desarrollan el pensamiento -incluso siendo récord de ventas-, que cuestionan el mundo igual que los filósofos.
Para mi él fue un pensador de los que clavan su ancha como aquellos griegos que al aire libre, en el ágora, lanzaban sus palabras esperando hacer mella, producir la dolorosa lucidez en forma de grieta, en la mente de los jóvenes griegos.
Así el ensayo sobre la ceguera, (ese cuento tan real que te arrastra al olvido de que existen los signos de puntuación) insiste en develarnos la visión en plena oscuridad -aparente paradoja- y la democracia (cuando lo escribo en mi cabeza resuenan sus palabras acentuando la i democracÍa, en portugués tal como lo hacía el) y esta combinatoria me confirma que Saramago nació en otro tiempo, en la escuela de Sócrates, en la puerta de un ágora intemporal donde sólo unos pocos ciegos consiguen su ver.