viernes, 11 de septiembre de 2009

Autorretrato y Reflexiones de Egocéntrico (1). Por Juan Manuel Rodríguez de Sousa


Soy un chico algo raro, algo extraño, algo, no sé. Ah, sí, algo normal, y algo grande. Escribo y estudio a tiempo parcial, y el resto del tiempo lo dedico a leer y escuchar discos parcialmente; Uno o dos capítulos, una docena de canciones. La escritura la inicié hace mucho, pero la seriedad creativa la descubrí en la efervescencia de mis diecinueve años. No es seriedad, es costumbre que se convertirá en disciplina, o eso espero con muy poca esperanza. Rozan mis líneas la prosa y poesía. Todavía no sé si las estrofas que escribo son mejores que los párrafos, dudando de cuales serán mis mejores amigos en un futuro, procuro no discriminar a lo poético, ni apartar deliberadamente a la prosa, mujer u hombre, acaso es lo mismo, acaso importa si son diferentes, si son iguales:¿Quién dijo que la imparcialidad sólo podía ser matemática?Me encanta recitar los poemas en voz alta, algunas veces hasta los aprendo de memoria para cantarlos al dios de las pequeñas cosas que me acompaña. No lo hago mal, pero no soy el mejor, existen voces más bonitas y fluidas con las que nunca podré competir. ¡Qué pena! Pero así me quedan el silencio de los versos que escribió Machado <>. Él fue mi mejor maestro cuando las palabras todavía se me tropezaban en la lengua con los cordones de los zapatos desatados y las tristes estrofas que decían: “Se le vio, caminando entre fusiles” Y de allí me llevaron ebrio de placer poético al país lorquiano. Navajas flamencas, venganzas gitanas que iban y venían mientras estaban temblando los tejados, farolillos de hojalata.Así, ebrio de Antonio, caminando como sonámbulo junto a Federico me aparecían en la manga los cuentos de Chéjov que me espabilaron y las frases largas y magistrales de un Márquez que vencerá al tiempo y al olvido con sus cien años de soledad, por mucho que a él le pese. En el salón se encontraban también Sinué, las novelas románticas y la tragedia shakesperiana. Esperándome con impaciencia las historias de un loco Alonso Quijano y escondiéndome mientras tanto en las aventuras de Galdós o naufragando como Robison Crusoe a su isla desierta. Allí, las disputas familiares, los cargos de conciencias, la decadencia física de mi cuerpo se volatilizaba en mil palabras, mundos y sucesos eternos. El límite no existía, pues aunque dispusiera de todo el tiempo del mundo, éste siempre quedaría insuficiente para leer la cantidad de libros que me gustaría. Una biblioteca es lo más cercano al infinito, y lo más triste.
Puedes leer la segunda y tercera parte en el blog del autor:

8 comentarios:

SeaSirens dijo...

Este es mi Juanma!
Me encanta escucharlo y que le escuchen, porque vale un imperio.
Me alegro que esté en tu blog también, mostrando sus biografías tan especiales y que al final, se harán famosas y todo...jeje.

Un beso fuerte a los dos!

L.N.J. dijo...

Hola duende, claro que eres grande...
Sigue alimentando tu autobiografía, porque así es como mejor llegarás a conocerte.

No cambies y sigue así, un beso Juanama.

L.N.J. dijo...

He dicho Biografía y es autorretrato...

Juanma voy a ver la diferencia, joio, que me has pillado.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Ay! Muchas gracias Ramón por colocar el texto en la página del desván.

Gracias Sea por pasarte también por aquí, eres mágica.

Lourdes, creo que la diferencia es que un Autorretrato intenta definir el carácter, las creencias, el físico... en definitiva lo que uno cree que es.
En una biografía se cuentan los episodios, hechos (importantes o no), de tu vida ordenados más o menos cronológicamente.

Claro que en un autorretrato quizás se deba insertar hechos para definir mejor el personaje que se encuentra en el espejo de enfrente.
Un beso,

Mar Solana dijo...

Hola, Juan Manuel:

Me parece de lo más generoso que uno puede hacer, mostrar una parte de su vida y su alma a los demás...

Muy bien narrado y de forma muy amena, me ha gustado conocer un poquito más de tí, entrañables sentimientos... GRACIAS.

MiLaGroS dijo...

Muy chulo el escrito Un abrazo

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Dime Juanma ¿quíen es ese dios pequeño que te ilumina y te acompaña? Me convierto a su culto !salve a él y a tí! gran chico.
Pasito a pasito, te has rendido a las letras, poéticas o narrativas, acompañado por los mejores maestros, de esta forma suenan tus palabras con belleza y tu biografía, sincera y luminosa.
Te sigo...¿por cierto? eres Virgo o me equivoco??? Si es así felicidades, ha sido o será tu cumple, como yo, otra virgo virguería. Bsito.